Un ataque contra la institución de la democracia debería preocuparles a todos: Bolivia es solo el último ejemplo.

Mi persona nacio en Bolivia en 1978, año en el que hubo golpe de Estado en la presidencia de Bolivia. A medida que iba creciendo senti que la instabilidad politica era una tradicion ya que los posteriores gobiernos (10 en 4 años) no hacian la excepcion.

El 10 de noviembre de 2019, el presidente de Bolivia, Evo Morales, fue derrocado por un amotinamiento de la oposición política, haciendo protestas nacionales, que pedían su renuncia y la capitulación de las fuerzas policiales y militares ante acontecimientos del descontento social. Evo y sus partidarios afirman que fue un golpe de Estado, pero la oposición dice que fue un amotinamiento contra un dictador.

Como sea que lo llames y como lo mires, los ataques a la institución de la democracia son muy claros: fraude electoral, manipulación de los tribunales, intervención militar y policial en asuntos políticos, corrupción en el gobierno, persecución política, y desprecio por el estado de derecho.

Continue reading “Un ataque contra la institución de la democracia debería preocuparles a todos: Bolivia es solo el último ejemplo.”